miércoles, 6 de julio de 2016

PECES OLVIDADIZOS








Si  se siente la esclava excusa
roer la calma diaria,
los ojos hieren lejos
de las manos vacías,
olvidan como los peces
el recibo triste del triste eco
curando las cicatrices
con otras nuevas heridas,
olvidando quienes fuimos,
como peces, olvidamos.

Dirán si la historia divide,
si el vecino es peligroso,
dirán si dormir con techo
no es como vivir dormidos.
Levantarán un muro
de confetis y artificios.

Hay huelga de voluntades,
inculto y voluble hilo
de labios cosidos a labios
como peces olvidadizos.

Lloverán lágrimas vivas
de tormentos a raudales
mirarán todos al cielo
sin paraguas y sin himno.

Cuando roban el sudor
pobre, del pobre más rico,
salen a bailar los dueños
de todo lo que no han vivido,
será la rutina muda
su anzuelo repentino.