lunes, 27 de enero de 2014

EL ENTIERRO DE LA VIDA Y SUS DOBLECES



Alas contra el viento, retroceso,
huracán hambriento de lugares
relieve en los lunares de un milenio
y el fin del suspiro en un momento.

Eres, vida, el secreto y te apagas
con llama envuelta en lágrimas
abres en el alma desencuentros,
besas a la muerte a sus espaldas
tiemblas y te inventas falsos dioses,
de codicia anclas barcos en tu puerto
truncas con olvido la tristeza
que es vivirte de futuro y de recuerdos.

Tiemblo al verte despedida por las nubes,
rabio al verte sostenida por el viento
en el ocaso veremos
como amordazas el trueno de tu silencio.

Acabaremos dormidos,
anestesiados estamos
donde se resguardan del frío
los desamparados.

Y aunque corrieses despacio
cuando el dolor tan adentro
no prodigase un te amo
en las dobleces de tiempo,
habré abarcado despierto
las palabras y su entierro.

La tierra callada arropará los lamentos
y polvo de hadas alumbrará el firmamento
cuando dentro de nada todos vivamos muertos.