martes, 30 de abril de 2013

UN SUEÑO, SIN TI, HE CONOCIDO




Un sueño, sin ti, he conocido
era una dulce lucha de derrotas
anclado, carmesí, bicentenario
madurando del no importa.

Era de ala rota y hojarasca
tan nacida muerta su prestancia
al vuelo y arrastrado por las sombras
sangrado de impaciencia se dormía.

Dando más promesas a tus manos
todo el egoísmo sin medida
listo de fracaso, vieja despedida,
ira por la suela del zapato.

Sólo han de comernos los gusanos
hemos de olvidarnos de nosotros
sólo han de comernos y ser otros
sueño ir al cielo reencarnados.

Algo del jamás quedará anclado
si sueño tempestad y huele a lluvia
cómo arder el sol frunciendo el ceño
un sueño, sin ti, me ha desvelado.


No hay comentarios: