lunes, 2 de febrero de 2009

ESTALACTITAS DE HIELO






Sería perfecto un beso
si no te beso,
estalactitas de hielo
quemando, frío, el deseo
dentro de nuestras bocas.

Como perdido me encuentro,
tu rostro brilla perfecto
a la luz de la farola
como plagiando los sueños
que nunca logran a oscuras
la pasión de esta locura,
instantes mudos y eternos.

Mendigo amor a la luna,
recuerdas luna la noche
dormida en el horizonte
a aquella dama desnuda,
la alfombra desde tu casa
brillantina a la deriva,
la vieja como el escriba
bordando al balcón palabras
de lenguas entumecidas
presas del ansia encarnada,
promesas enamoradas
que contar a sus vecinas.

Mañana será mañana
menguado el tacto medido
de diez arquitectos egipcios
mejorando una mastaba,
todo y más no será nada,
argucia, siniestro, el tiempo,
el diablo en el convento
reza con su guadaña.

Recuerdas, luna, recuerdas
el temple candente al soplo
rodando cierto y sonoro
arañando las entrañas,
una única batalla
del corazón que no espera
latido a latido frena
hasta llegar a pararse.

No hay comentarios: