sábado, 29 de noviembre de 2008

OTRO DOMINGO CUALQUIERA

Ya no hay nadie en casa tras salir del trabajo
una luna partida anunciando el regreso
es el único porvenir del pasar de los años,
una tregua feroz sin rumbo a ninguna parte
el otoño vacío esparce en el andén hojas
de oro macizo y lluvia de alquitrán,
hoy no voy a subir y me planto en la barra
del bar donde no van los sueños ni las miradas
invito a una mujer a fumarse un cigarro
y a algo de beber, mientras, pide unos euros
para verse morir desde fuera del tiempo,
cómo despertaremos si nos queda el olvido
si cada camino es igual y termina en lo mismo,
ya te fui a buscar por atar migajas de abrazos
y tus ojos hoy son más infierno que antaño,
ya invertí la razón, ya acudí a otros labios,
ya probé a cambiar, ya dormí bocabajo.

No queda una ilusión, conmigo andan sombras,
duermen rotos en cartón corazones sin techo
luego en el salón con la tele encendida
asesinato a traición, hambre al sur de la vida.

No me puedo dormir sin lamerme las heridas
la tristeza escucha en la habitación de al lado
olor a barniz entra por el tejado 
y una araña teje otro domingo cualquiera.

martes, 25 de noviembre de 2008

QUEBRADEROS Y OTROS INVERTEBRADOS


Vira de magia en detalle
la vanidad de lo mismo,
voy perdiendo la cabeza
voy olvidando que existo,
la tempestad viene sola
y a cada paso más puta,
cada año me enreda
me destroza y me escupe,
me voy quedando sin fuerzas
me va comiendo el abismo
me voy rindiendo sin prisa
porque con prisa es distinto,
es lo mismo de siempre
con la estrategia cambiada,
con el engaño de un guiño
con el amor desatado,
y si has pensado que existo
y si te arriesgas a besos
y si pronuncias mi nombre
y si caminas conmigo
veras que el paso en las huellas
es el presente en el alma
y que de un día de sombra
se vencen pequeñas batallas
susurradas al oído,
vuelan lágrimas de alivio
la felicidad delatada
descubre desnudos dos rostros,
todo será tan sencillo
que me estremece pensarlo
quizá este amor es distinto
quizá tan sólo el destino
o la foto de un día
dando a matar en la boca
cuando se borra y olvida
el corazón a la sombra,
no voy a atarte las manos
no quiero andar por la niebla
llevo cien años descalzo
sin descansar en la arena,
por más que piso cristales
por más que miro otro prisma
siguen sangrando las huellas
sigo soñando que existas,
no hay un hombre más loco
ni palabra más precisa,
tengo estudiados los modos
y me aprendí la teoría
pero arde de empeño
otro misterio bien grande
que destroza el boceto
del sueño que iba delante.

RENACER, CARTA CERTIFICADA A CIRILA.

Volver a nacer,
dejando la oscuridad a solas
y en una mancha de tiempo
instalarse, en su suspiro.

Levantar el cuerpo terco
y cansado con arrugas
tras el negro de la monotonía
y el blanco de la impaciencia,
coloreados lugares surgen de las entrañas
estoy pensando que sabes de lo que hablo,
quizá no sea mañana
ni una carta entre nosotros
pero no serás olvido
aunque sirva de bien poco,
quizá esta noche de invierno estamos solos
y la lucha de la vida sea el tesoro
con el que afronto los años
como me ensañaste a hacerlo.

Han ocurrido cosas sin tu presencia
se ha fabricado el invierno
y madrugarán los olivos
que nos dejaron yermos,
el dolor de hijo florece
como orgullo de hombre,
pero nos dejaron yermos.


Han llovido lágrimas desde entonces
sonrisas de recuerdos dibujando el arco iris,
el legado de tus manos impresiona
más que quererte y quererte
ya sabes donde estuvimos,
ya sabes como es la muerte
ya sabes que te queremos
ya sabes…eternamente.