miércoles, 23 de enero de 2008

CERCA DE LA CUMBRE DE TUS ENTRAÑAS



Perfume de desesperación y más ingredientes
me hicieron soledad,
y con soledad despierto y duermo.


Así, amiga mía, partimos
y así te brindo mi mano
para apoyarte hasta más allá del infinito,
secarás mis lágrimas sin saberlo,
inventarás mi sonrisa pensando
que siempre anduvo en su sitio
y me llamarás felicidad
sin caer en la cuenta de que ella llegó contigo,
creerás que estoy loco
por seguirte aunque fuera al infierno
y nunca sabrás que tu amor
es cordura, felicidad, sonrisa
aunque yo te lo digo.