sábado, 15 de diciembre de 2007

EL PRIMER DÍA DEL ÚLTIMO ADIÓS QUE RECUERDO



Adiós, digo adiós y digo todo
adiós como aprendí
adiós con la cabeza
adiós de corazón
adiós en el andén que siempre me despido.


Adiós tras engañar al disimulo
adiós tras mostrar la cara oculta
resuelta con cicuta en su escondrijo
adiós tras convencer ni mal ni pronto.


Adiós de este animal
de este punto en el mundo
adiós sin codiciar ni pretender
sólo quise irrumpir en tu vida unos instantes
por saborear el presente al galope,
mis latidos con tus besos, desbocado,
antes de la hora del adiós.


Al despertar nada es distinto
ni siquiera igual
me quedo con lo poco que tuvimos
que le voy a hacer si no sé elegir
más que causas perdidas
para mantenerlas vivas un suspiro.


Sé que nuestros recuerdos serán distintos
guardo los míos y te agradezco este tesoro,
mañana me pondré el lazo al cuello
hoy puedo sonreír seguro de haber hecho lo correcto
dando sin condición
abriendo tu balcón esta mañana con lo puesto,
sin juicios, sin pretextos, sin orgullo
transparente al arrullo de los sentimientos.


Y tú dices adiós porque no fue suficiente todo esto,
no hace falta más ni menos
por suerte el amor anda lejos de la razón y de las leyes.


Adiós porque tu amor no viene a verme.


Adiós, dices adiós y dices todo.