martes, 12 de junio de 2007

EN EL RÍO


Efímera se viste la duda
con antojo de agua y desgaste
su río corriente locura
su ropa tristeza de encaje.
 
En ella fluye desidia
y se estanca en un cosmos de espuma
a la orilla del miedo constante
sin fondo para ahogar pesadillas.

En el ala de un roto paisaje
se desangra la roca en caída
transportando ruido viraje
afónicas gotas torcidas.
 
El nudo de bierzo salvaje
entraña labrada de acoso
la sed del pez de su estanque
camino del último asombro.
 
El cauce de espada fruncida
resume las ganas de espera,
dulce sirena homicida
cantando locuras quimeras
espera mi barco de ojos
espera mis brazos de vela
espera el timón de mi rostro
espera el ancla en mis piernas.
 
Dudo si darme a su canto
dudo si el río me lleva
llueve saliva de llanto
muerdo dos algas de pena.

viernes, 1 de junio de 2007

NO SERÁ NADA...


Ya no escucharás las palabras azules
en la tinta corrida de lágrimas negras,
ni la magia robada a un silencio de tiempo,
ni su epicentro invadiendo tu corazón desbordado.
 

Ya no sangrarán las yagas de mis dedos
sobre versos manchados de ira confusa,
por tus ojos caídos, esperando secretos,
pestañeados hálitos que rellenar cifrados.
 

No será nada….
 

Si te echan de menos mis renglones torcidos
y no encuentran excusa a la implosión de mi pecho,
si acorralados no acarician tus oídos,
no apuran el aire, no buscan oxígeno.
 

Si por más que se inventan, sin ti se subliman
para acudir al momento que termina en el limbo
borrando las líneas pintadas de blanco
porque no tienen sentido, lo desprecian.
 

No será nada…
 

Si su regreso se esboza francamente en mentiras,
describiendo tus besos cuando son de otra boca,
si se quedan dormidos en tus pupilas celestes
más muertos que vivos, más muertos que tristes,
si la metáfora irónica de su atrezo se muda
de perfume al dictado de la última estrofa
que te escriben sin miedo a estar solos,
heridos de recuerdos que no sirven de mucho.
 

No será nada…