sábado, 21 de abril de 2007

SUERTE


Porque la muerte es paciente
y esta vida homicida
mata con verte,
abre la cárcel y encierra
la libertad prisionera
nunca y por siempre,
y sólo vale el olvido
para obviar el destino
y ser valientes.
 
La religión con su cruz
en la frente trunca la mente
del desvalido,
no hay un motivo
para tenerte,
romperán el corazón
los latidos que poco a poco
construimos
y nos regalo la suerte,
con la tragedia dictada
del amor que separas
sin dejar de quererte.
 
Cuando no quede nada
y nada quede pendiente
que importará este presente
en el que temo el mañana.

domingo, 15 de abril de 2007

OLAS, ROCAS Y MAR



No dejaste nunca un luego para terminar de hablar
rompiendo la magia,

olas, rocas y mar.
 

Es tarde porque no existo, no recuerdo tu rostro
sólo sé que te besé de rabia en algún lugar.
 

Locura, me has donado un laberinto y su nombre,
lo repito y lo repito y la saliva se hace dulce,
capturo en el paladar la imagen de tu mano,
un sol de verano desvelando un lunar.
 

Borrado de método o manera, maniatado,
utilicé todas las tretas, mas, tiene el destino
 la vida de vueltas. En el punto de partida
no espero, pero este laberinto siempre me lleva al principio.
 

No mentaré a la tristeza ni a la melancolía,
ni diré lo oscuro que se oculta el día sin estrellas.
 

Me acuso sin remite, añoro sentimientos, estar vivo,
volar sobre las copas de los árboles sin miedo.
 

No sé de sortilegios, por fin no me conoces,
me concedes el olvido, triunfas con amor
 y desmereces otro amor que con amor otras mil veces
no ocupa el infinito de este corazón que desconoces.
 

Una flor sin olor se marchita desnuda
bajo un ave sin plumas, bajo la lluvia sin nubes,
bajo el cielo de otoño, bajo un dios sin esperanza,
bajo la injusta balanza decantada a tu antojo
sobre el retorno rojo y la lumbre de espera,
escueta primavera de belleza asombrosa
rondando graciosa los cimientos de la tierra.
 

Se encienden las antorchas, cunden los funerales,
el alma en pañales pasa a ser otra cosa.
 

Te oigo, silencio, merodeo los campanarios
redoble de magia inerte, sonidos milenarios
cortejándote lejos y al lado, poblando pecados
huidos a tus oídos con fuerza atronadora,
tornado en las entrañas para recordarte que existo
inmutando los sentidos de tus actos.
 

Ser y más ya no es gran cosa,
ni el gorrión, ni la rosa, ni los puntos cardinales,
desato en los arrabales destellos a tu atención
la inmundicia con brillo da de si otra derrota,
sabiendo que el plomo flota me lo meto en los bolsillos,
mar, olas y rocas.
 

Dame la paz si toca y si no toca, la paz,
para saber la verdad me la invento de otra boca,
la luna no está tan loca y hace el amor conmigo
desde que dos niños enamoraron la noche,
la fulminaste y ni tiemblas sólo porque mendigo
la oportunidad de darte mi último aliento,
y sin saber si te quiero me quieres y lo comprendo,
será la trama del cuento al desencanto,
sólo tú sabes cómo y nunca sabrás ni cuándo
y si seguimos llorando será que lloro y que lloras
hasta que nuestras la horas por fin te ocultes temblando,
te da pánico pensar que seguimos unidos
hasta la última voluntad.
 

Rocas, olas y mar.




jueves, 12 de abril de 2007

AHORA


Antes de ver la noche lista de sueños
llena de empieces sin concretar,
vuelta a lo mismo y su rutina
quiero volcar la esperanza contada en segundos
de una vez por todas,
dispuesta a oír mi voz deseosa de abrazar
la vida y restregar el presente
por todos los poros de la piel,
jugaré a regresar, corazón aún hay más,
prepara las maletas y búscate una excusa
para estar dispuesta a la felicidad,
ya se acerca nuestro tren
y no voy a dejar de abrazar
cualquier oportunidad
aunque todos me digan que no puede ser.
 
Ya no me preocupa lo que hice mal,
lo hecho, hecho está y no cambiaré
mi forma de pensar
por muy equivocado que esté,
dentro de cien años sólo importarán
los besos en los labios, las risas en la cumbre
y un amor a traición sin sangre ni lucha,
un amor de los dos partiendo de las manos
liberadas del temor.
 
Hemos coincidido aquí
y todo lo que quiero es todo,
atrévete a pensar un mundo a compartir,
háblame de ti y vámonos.

lunes, 9 de abril de 2007

FÁCIL


Que fácil fue anestesiar los párpados cansados
con el beso horizontal de un par de labios
rompiendo mi mitad tu mediodía
cuando la eternidad era presente
y jamás en aquel preciso instante.
 
Que fácil fue abrir los ojos a tu boca
lidiando amor ausente en tu saliva,
lenguas enlazadas para siempre
de promesas en el acto arrepentidas.
 
Que fácil fue temer al travesaño de la puerta
cercada con los años y la ausencia,
madera en el hogar del otoño
quebrando a tu antojo su existencia.
 
Que fácil fue olvidar mi beso inoportuno
trabado en las ramas que nos vieron
callar con el silencio de los años,
hablar con el ruido de los truenos.
 
Temo no quererte con el tiempo
herido de desidia con la llave
abarcando más vacío del que tengo
mirándote a los ojos sin besarte.
Y temo que...
mirarte a los ojos sin besarte sea fácil.

domingo, 1 de abril de 2007

UNA NOCHE CUALQUIERA


Es lo mismo soñarte y no caber en los sueños,
enteramente soñar ilusiones esparcidas
por todos los rincones del universo,
montoneras de sueños avalando una existencia efímera.
 
Al verlo salgo corriendo por los mismos márgenes
que han sellado mis huellas una y otra vez.
Increpo, desobediente, a la realidad
pero el corazón se para y duele
y abono los peajes, somnoliento, con heridas salvajes
e injustos estigmas en las sienes.
 
Si es premeditado este descenso
dale al destino tu mano
y en cien años ya veremos…
si nos hemos olvidado no entiendo
este hambre de ti que todavía tengo,
ni la invisible nada que entrega
las venas vacías de tu silencio
cuando comprendo que faltas.
 
Una batalla perdida, un rincón, un secreto.
 
Qué hago desnudo en este maldito invierno.
 
Si me comprendes comprendo
y sostengo sin dudarlo
el sabor del nudo amargo
que me dejaron tus besos.